0
La probabilidad es un número entre 0 y 1. Nada, ningún suceso, tiene más de una probabilidad de ocurrir, que su propia ocurrencia. Obvio. Habitualmente hablamos en porcentajes para poder significar el grado de probabilidad, es decir, un número entre el 0% y el 100%. Ningún fenómeno tiene 101% probabilidades de ocurrir. Elemental.

Sin embargo, siempre oímos hablar que empresas, y quizás ya no por mucho tiempo a causa de la crisis, que aumentan sus beneficios un 120%. Esto realmente es una convención en la que se compara el dato actual con el resultado anterior. En realidad, nada puede aumentar más del 100%. El 100% es todo, todo lo que hay y es todo lo que tenemos. No hay más.

Cuando no comparamos, ni siquiera por convención podemos pasarnos del 100%. Por ejemplo, hemos encontrado un fragmento de un periódico que dice lo siguiente:

"La telefonía móvil sumó casi 230.000 usuarios en el mes de enero, una cifra superior a la de muchos meses del año pasado, cuando la crisis no era tan intensa. El número total de líneas celulares está en más de 51 millones y llega a 52,6 millones si se suman las líneas asociadas a máquinas. La penetración es del 118% y sigue creciendo" (Cinco Días - ‎19-mar-2009‎).

Es decir, hay más líneas de móviles que ciudadanos. Pero la penetración nunca puede ser mayor que la totalidad. El sentido común dice, que en algunos casos, estamos duplicando las líneas. Seguramente, la penetración realmente no llega al 100%, porque algunas personas -¿y quienes son? ¡que se atrevan a reconocerlo!- no tienen móvil.

La parte no puede ser mayor que el todo o dicho de otra manera, la ocurrencia de un hecho no puede ser superior a su misma singularidad



Publicar un comentario

 
Top