0
Quizás una de las pocas cosas interesantes que ha realizado el gobierno de Rafael Correa en Ecuador, es la iniciativa de la creación de una moneda digital, llamada Sistema de Dinero Electrónico (SDE).  Parece que es más por necesidad que por innovación. El gobierno podría estar temiendo quedarse sin dinero y con la economía dolarizada, la única manera en la que puede mejorar su financiación es con la introducción de una nueva moneda. El hecho que esta sea digital, es por ser menos costosa y más fácil de controlar.


Banco Central de Ecuador
Esto constituye un hito desde que 9 de setiembre de 2000 el gobierno de Gustavo Noboa decretó la muerte del Sucre, que había sido la moneda nacional desde el 22 de marzo de 1884. El dólar estadounidense es la moneda actual en Ecuador. El Banco Central de Ecuador (BCE) no puede emitir dólares, aunque si emite una moneda fraccionaria para uso del comercio cotidiano. Y ahora el SDE. La Asamblea Nacional prohibió el Bitcoin el 27 de julio de 2014 como primer paso para detentar el monopolio monetario digital. Esto es completamente coherente con la política económica defensiva de un Estado Nacional y está en línea con las prohibiciones de China y de Rusia (ver la propuesta de la Comunidad Bitcoin de Ecuador Carta al Presidente Rafael Correa). El Bitcoin es una moneda digital completamente distribuida (P2P), que no admite control centralizado como el de un Banco Central. Las criptomonedas como el Bitcoin, solo pueden ser en la actualidad monedas complementarias, ya que como moneda principal desafían al sistema político y financiero y únicamente serían posibles en una economía colaborativa desarrollada. Existe una larga tradición en monedas complementarias de curso legal en el mundo, calculándose que hay más de 5.000.


Aunque el SDE (ver documento oficial SISTEMA DE DINERO ELECTRONICO EN BENEFICIO DE LA ECONOMIA POPULAR Y SOLIDARIA) se presenta como un medio de pago, en realidad su potencial reviste la posibilidad de crear dinero y financiar el gasto publico. De esta manera el BCE tendría un control y una influencia sobre la oferta monetaria. Actualmente, Ecuador tiene rasgos positivos en su economía como una baja inflación 2,7% y un bajo endeudamiento tanto privado como publico, 19% sobre el PIB en total. Sin embargo, también tiene algunas sombras. La deuda pública está un interés muy alto, el 7,95%, el empleo fijo es tan sólo del 51,5%, existe una reducción neta de la inversión extranjera y los precios bajos del petroleo merman las exportaciones y la capacidad de aumentar las reservas de dólares. Con el SDE se intentarán paliar algunos los peligros que acechan a la economía. Así se podrá "imprimir papel moneda" virtualmente, o en este caso, deberíamos mejor utilizar la metáfora de "copiar bits" monetarios. Esto tiene el peligro de enfrentar al país al peligro de una inflación galopante como la de algunos vecinos. Aunque se ha repetido que el SDE mantendrá la paridad con el dólar y no se utilizará para el gasto público, esta claro que si el país acoge con entusiasmo la moneda digital, todo va a ser posible.

La Lotería Nacional (www.loteria.com.ecde Ecuador (antes Lotería de Guayaquil) es una de las organizaciones que han realizado un piloto del SDE en sus puntos de venta, dentro de un ambicioso plan de desarrollo en nuevas tecnologías. Tomás O'Rorke, Director de Marketing,  me puso al corriente en sus instalaciones. La Lotería Nacional es una institución más que centenaria, privada y sin ánimo de lucro, cuyos ingresos se destinan a servicios sociales como sanidad, educación y ayuda a la dependencia. La institución está dirigida por la llamada Junta de Beneficencia, un auténtico ejemplo de filantropía efectiva y profesionalizada, formada por ilustres ancianos empresarios, que participan desinteresadamente. La Junta se dedica a construir y dotar hospitales y escuelas, con un nivel de calidad propio de los países desarrollados, y a ofrecer los servicios a un precio razonable, subvencionado por la institución. Sin duda, la función social que realiza, es un ejemplo comparable a muchas organizaciones de primer nivel internacional. 
SDE en funcionamiento
El SDE reducirá el efectivo circulante, que es del 21% y no será necesario ni tener cuenta bancaria (el 48% de la población no tiene), ni ordenador. En cambio, sí será necesario disponer de móvil y e una cuenta virtual con el BCE. La red de telefonía móvil ecuatoriana cubre el 90% de las zonas rurales y del 95% de las áreas urbanas. Esto permitiría la inclusión fiscal de gran parte de la población. Según la Secretaría Nacional de Telecomunicaciones en Ecuador hay más teléfonos móviles que personas: 17 millones de teléfonos, dos millones más que la población total. Hay que decir que de ellos sólo un 2,5 millones pueden ser smartphones (1,2 millones en 2012). La tecnología que se utilizará es la del SMS apoyada en la norma ISO 20022 de 2004. No es muy cool que digamos, pero es más universal. Quizás el problema es que los SMS son una tecnología asíncrona, con lo que probablemente producirá picos de saturación en pagos con fecha límite. Se permitirán los siguientes tipos de transacciones: transferencias al gobierno, transferencias al comercio, deposito, retiro y P2P. Muy interesante, este última, pues sin duda puede ayudar a dinamizar el mercado. En cualquier caso, se pierde la anonimidad del dinero como única manera de conseguir la trazabilidad de sus transacciones, al contrario de lo que ocurre con las criptomonedas, que son al tiempo anónimas y trazables. El BCE conocerá todas las transacciónes con identificación de usuario por carnet de identidad y número de teléfono. Este sistema será tanto para personas como para empresas.

Situación de los agregados monetarios
Muchos países están a la expectativa de lo que ocurra en Ecuador, para ver si el proyecto prospera y se suman a él, o este se convierte en una digitalizacion bananera y entonces crearán el suyo propio. De lo que si estamos seguros, es que la digitalización monetaria de la economía a nivel mundial, no ha hecho mas que empezar

Publicar un comentario

 
Top