0
Este año la F1 está muy emocionante. Además de la "imprevisible" apisonadora de Hamilton y Mercedes, estamos entusiasmados con la batalla por la plaza final del campeonato de constructores, entre McLaren y Manor. Cuando dos campeones del mundo como Button y Alonso, hacen el ridículo en cada carrera, primero de todo hay que decir, que algo no va en la F1 y segundo, que McLaren-Honda ha perdido definitivamente el tren de la actual regulación. En 2016 va a seguir sin ser competitiva. Hasta que no se abra la regulación de motores, poco van a poder hacer. Y lo saben. 
Alonso y Button, durante los test de Jerez.  Como si dijeran "vaya motor, mejor volvemos a correr con karts..."
Lo que ocurre es que McLaren responsable de la joint venture entre ella misma y Honda, tiene la mejor maquinaria de comunicación de la F1 y siempre nos hacen pensar, que la recuperación del equipo está en la próxima carrera. Y no. Pero antes veamos un simple gráfico, que da cuenta de su bajísimo rendimiento. Prescindiendo de los grandes premios con dobles abandonos, como son Malasia, Canadá y Austria (que se dice pronto), contamos el mejor resultado de los dos pilotos, en cuanto al gap en segundos desde la posición de llegada, con respecto al primer clasificado. De Australia a China tenemos una sustancial mejora, aunque totalmente insuficiente, pero luego hasta Bélgica la media constante ronda los 100 segundos mínimos respecto a Mercedes, es decir, más de un minuto y medio por carrera o una pérdida de 1,6 segundos por vuelta en cada gran premio (los datos son redondeados y ajustados a la equivalencia una vuelta del primero igual al tiempo del primero, a falta de datos exactos). Una debacle. La única excepción es Mónaco, y un pequeño descenso en Hungría. Por tanto, hasta el momento, con o sin tokens, el tema sigue igual. No hay ninguna mejora de rendimiento, comparativamente con el resto de la parrilla, que evoluciona más rápido y mejor que McLaren. Honda se encuentra ante un completo desastre en la motorización, con un árbol de estrategias de desarrollo imposibles de probar. Y por supuesto o en 2017 se desbloquea de alguna manera la regulación de motores y por tanto, tienen una oportunidad para desarrollarlo, o seguro, que McLaren ya tiene un Plan B sin Honda. Y Alonso si no se dan las condiciones, como muy tarde, en 2017 abandonará la F1.


Pero a lo que íbamos, ¿como se puede mantener interesada a la mayor afición mundial de la F1, que es la de McLaren, toda una temporada? Con la comunicación. En este sentido, McLaren es brillante y con la ayuda del gran estafador Arai, se consigue mantener el interés.


Como se ve en el gráfico de Google Trends, el interés por McLaren es muy superior a Mercedes y sorprendentemente incluso que Ferrari. Y es que para la F1, y cada vez más para coches de calle de superlujo, McLaren es un referente mundial, icónico en el mundo anglosajón, muy superior a otras leyendas como la marca italiana. Sin duda, el mito de Senna y los años gloriosos con McLaren, han contribuido a ello. Y mal que le pese a Mercedes y a su historia con Fangio, hoy representa bastante poco más que un aguafiestas de la competición, como lo fue Brawn GP, porqué faltó en los años clave ('80-'90). Ferrari y McLaren estan prácticamente empatados en seguidores de Facebook y de Twitter. Mercedes está muy bajo en Twitter y extremadamente alto en Facebook, debido al reconocimiento de marca para el gran público. Honda F1 es irrelevante. También podemos ver como consecuencia de esta situación que la relevancia de Alonso ha sido sobrepasada recientemente por Hamilton, que se está convirtiendo en una estrella mediática más allá de la F1 y con esto Mercedes está consiguiendo más popularidad que con el añorado Schumacher. 


La poderosa maquinaria de comunicación de McLaren ha estado compensando la frustración de los fans de una manera original. Todos los miembros del equipo han dejado ya de hacer declaraciones esperanzadoras y se basan en genéricas expresiones "los resultados llegarán". Todos con excepción de Arai, cuya presión debe ser descomunal y llegó asegurar que en Bélgica podrían estar a nivel de Ferrari, con las nuevas modificaciones. Nada más falso. La prudencia de McLaren contrasta con la imprudencia de Arai, reflejo que va más perdido, que un sordo en un tiroteo. Recordemos que Arai, era director de I+D y ha sido responsable de motores de calle pero no de competición. McLaren empezó con una campaña genial: #MakeHistory. La presentación del equipo 2015 con el coche de Senna a la vista, -haciéndonos creer incluso que podrían pintarse con colores parecidos- nos ponía la "gallina de piel", sin embargo el ridículo en los primeros test en el Circuito de Jérez, fue la premonición de un desastre mayúsculo. Y si hicieron historia, el peor debut nunca visto.


No dudamos de la profesionalidad de Honda, ni mucho menos, pero sin poder probar y modificar, por mucha inteligencia y presupuesto que se tenga, no se puede competir con Mercedes, que lleva muchos años intentándolo. Se necesitarían varios campeonatos para ponerse al nivel necesario y eso si se pudieran hacer todos los cambios deseados en el motor. Por eso, la única opción para McLaren-Honda es la lucha diplomática y el acuerdo entre escuderías, FIA y Ecclestone para en 2017 y cambiar la regulación. Renault, está en una situación parecida, aunque ha podido evitar el extremo ridículo al estar en F1 durante los últimos años, pero rompe motores y le falta potencia.
A ellas tampoco les gusta el sonido del motor Honda F1
Ferrari ha dado un paso adelante, pero aún le queda. Honda no sólo empieza de cero en la F1, sino con una nueva regulación, que no puede experimentar, y cualquier desarrollo puede ser una una vía muerta, sin vuelta atrás. Sin embargo, los problemas de McLaren-Honda no son solo suyos, son de la F1 actual, que ha perdido su esencia, que no gusta a nadie. Seguimos por inercia, pero no será por mucho tiempo. Sin los ruidos espectaculares de los motores, sin adelantamientos, con ridículas sanciones de los comisarios, con diferencias abismales entre coches. No, no nos gusta como está el panorama. Ver un vídeo on board de Senna, aunque sea de pésima calidad, es más emocionante, que cualquier gran premio actual. 

Ver a Senna luchando con el volante con una sola mano, que se mueve sin parar, mientras cambia de marcha con la otra, disparado por el motor Honda, gritando de potencia y con el casco rebotando en cada curva, es más que espectacular, es la el ADN de la F1. Comparado con Hamilton, que parece que vaya en un tren sin despeinarse. Incluso actualmente la Indy Car americana es un campeonato mucho más interesante, con bólidos que suenan a F1 y con emocionantes duelos. A todo esto, se cierne una gran batalla por el negocio de la F1, que probablemente acabará en manos de la industria del automóvil. ¿Pero quien va a ser el heredero de Ecclestone? ¿Quien será el cerebro de la nueva F1?
Arai aguantando el chaparrón con Ron Dennis
En fin, de momento sólo nos preguntamos ¿para cuando el hara-kiri simbólico de Arai? Quizás, este podría ser su Yuigon:
Como un árbol fosilizado
del que no se esperan flores 
triste ha sido mi vida 
destinada a no producir ningún fruto.
Minamoto no Yorimasa



ACTUALIZACIÓN:

Hoy 23 de febrero de 2016 se ha anunciado que Arai será sustituido por Yusuke Hasegawa a partir del 1 de marzo. Como no podía ser de otra manera, después de una temporada humillante.

Publicar un comentario

 
Top