0
El 16 de marzo de 2013, Chipre sufrió un "corralito", provocado por la crisis financiera. Nadie pudo retirar fondos de los depósitos bancarios hasta el 21 de marzo y con fuertes restricciones hasta el día 26, fecha en la que se concretaron los términos del rescate con la UE. No fueron demasiados días comparados con los que sufrieron otras economías como las ya maltrechas latinoamericanas, pero era un primer precedente en la UE y aunque pasó en un país pequeño, el pánico cundió en Europa. Fue un aviso para navegantes. Fuera de Chipre, se relanzó la fuga de capitales a refugios financieros como el oro, bancos alemanes, bancos offshore, y otro tipo de productos. Uno casi desconocido hasta el momento, tuvo una relevancia clave: el Bitcoin.
Si no entiendes el chiste, preocúpate, es que no tienes ni idea del nuevo Internet
Chipre había sido alcanzado por la crisis. El PIB se había reducido drásticamente, el paro había aumentado de manera preocupante y la prima de riesgo había escalado hasta posiciones insostenibles. La crisis europea de la deuda soberana, alcanzaba al pequeño país y todo el mundo miraba aterrado, preguntándose quien sería el siguiente,  mientras los chipriotas y los extranjeros con depósitos en el país, buscaban refugios seguros para su dinero.

Chipre es un país especial. Al ser un paraíso fiscal, muy utilizado por las fortunas rusas, podemos decir, que es un país monetariamente inteligente. Y algo nuevo ocurrió, que nunca en el pasado había tenido lugar. Los chipriotas y las grandes fortunas con su capital residente en Chipre, se lanzaron a comprar bitcoins. A pesar de las múltiples dificultades técnicas, que un usuario inexperto debe sortear para comprar esta criptomoneda, lo hicieron.  Y lo hicieron masivamente. Se le llamó el "efecto Chipre".
El pico del "efecto Chipre"
La desesperación convirtió ese recurso hasta ahora utilizado por una extensa comunidad de frikis, en un valor refugio similar al oro. De pronto, el Bitcoin pasó de valer 13,39 USD el 1 de enero, hasta 46 USD el 16 de marzo, justo antes que la crisis chipriota saltase a los medios. En apenas unos días, el precio del Bitcoin alcanzaba el 8 de abril un pico de 213,72 USD. Desde entonces no ha bajado de 70,26 USD y el máximo absoluto, ha sido nada menos que de 1.125 USD el 29 de noviembre de 2013.

La crisis de Chipre, es casi inapreciable con lo que pasado después
El Bitcoin es un una moneda digital. No ha sido la primera, pero sí ha sido la que ha ido más lejos. Y lo ha hecho, en virtud de un poderoso protocolo llamado blockchain, que articula todas sus transacciones. Hoy en día, el Bitcoin es la criptomoneda con mayor capitalización en el mercado, con casi 6 miliardos de dólares. 1.000 millones de inversión de capital riesgo en empresas relacionadas, 11 millones de billeteros electrónicos y hasta 106.000 tiendas online aceptan esta moneda.

Hace poco tiempo, tan sólo hay que remontarse al 2013, el sector económico aducía 5 razones para el fracaso del Bitcoin y la imposibilidad de rivalizar con una divisa consolidada:


Las mentiras sobre el Bitcoin

  1. Está sujeta a una gran volatilidad. Esto realmente es así, pero mucho menos. Es decir, existe volatilidad porqué hay mucha especulación pero su línea de resistencia cada vez es más alta y su volatilidad más predecible. Nada que ver con otras criptomonedas. Comparadas con estas es de una estabilidad portentosa.
  2. Implantación limitada como moneda de cambio. Esto también resulta de una mala lectura del fenómeno. Al ser un valor refugio como el oro, se atesora más que se gasta. Pero cada vez se utiliza más, especialmente para juegos de apuestas.
  3. Sin respaldo del sector financiero tradicional. Esto ya no es así. Simplemente les ha costado mucho entender, que se iban a quedar fuera del negocio. Y todos, sin excepción se han volcado en el tema.
  4. Falta de apoyo institucional. También esto resulta de una mala comprensión de la blockchain. Simplemente, no necesita ningún apoyo, porqué es una tecnología descentralizada sin ningún propietario y con una gobernanza distribuida.
  5. El problema de la confianza. Tampoco se ha entendido aquí la virtud principal del Bitcoin. la confianza se genera por los nodos y los mineros distribuidos masivamente. Se trata de otro tipo de confianza garantizada por la red y la comunidad y no por una institución centralizada.


Actualmente, los medios financieros ya están en la fase de "tonto el último", como demuestra un reciente artículo titulado GOLDMAN SACHS: 'The Blockchain can change... well everything'. Los bancos se están uniendo en el consorcio R3 (r3cev.com), organización dedicada al desarrollo de tecnología blockchain para el mundo financiero. Son miembros los bancos: Barclays, BMO Financial Group, Credit Suisse, Commonwealth Bank of Australia, HSBC, Natixis, Royal Bank of Scotland, TD Bank, UBS, UniCredit and Wells Fargo. Y cada día se suman más, trabajando en una plataforma BAAS en Cloud (Blockchain as a Service).

Al Bitcoin se le llama criptomoneda, porqué es una moneda digital basada en algoritmos criptográficos, de clave pública, seguros e infalibles, utilizados para almacenar todas sus transacciones en una base de datos distribuida llamada blockchain. Cuando se habla de blockchain, se habla de todo el conjunto de tecnologías open source, que funcionan juntas a modo de protocolo. Uno de los divulgadores más reconocidos de esta tecnología, Andreas Antonopoulos, autor del libro Mastering Bitcoin: Unlocking Digital Cryptocurrencies, la compara al TCP/IP, el fundamento de Internet. Seguro, que no es el mejor protocolo del mundo, pero es un estándar de facto desde sus inicios, gracias a la Ley de Metcalfe, que afirma que el valor de una red de comunicaciones aumenta proporcionalmente al cuadrado del número de usuarios del sistema.
Cajero de bitcoins en Barcelona
Pero el Bitcoin es mucho más que una moneda digital o un medio de pago: es un medio de intercambio de valor remunerado, distribuido, descentralizado, basado en la confianza y totalmente seguro. Por eso, a través de la blockchain el concepto de Bitcoin se está trasladando a múltiples aplicaciones: votaciones (bitcongress.org), contratos (smartcontract.com), comercio electrónico (openbazaar.org), telecomunicaciones (namecoin.info), etc. Y es que la blockchain va a cambiar completamente las reglas del juego de la transformación digital y va a multiplicar nuestra capacidad de innovación hasta límites insospechados. También determinante va a ser el impacto disruptivo en la economía, en la política y en la sociedad, ya que puede autorregular cualquier ámbito, incluso a nivel internacional,  sin instituciones centrales como un Banco Central. La blockchain es la gobernanza distribuida.

Los nodos emisores y auditores de la moneda y de las transacciones son llamados mineros. Los mineros son remunerados por cada Bitcoin "encontrado" con bitcoins. Se mina por fuerza bruta de computación, ejecutando un algoritmo  (proof of work) similar a una lotería. Casi todos los bitcoins han sido minados, a día de hoy, en torno al 72%. Se trata de un modelo deflacionario por definición, a diferencia de las monedas fiat como el Euro, que  son inflacionarias (o eran).


Ventajas para el mundo financiero
  1. Inviolable. No es hackeable. La red de nodos, la comunidad se dedica a auditar las transacciones. No depende de una sóla empresa, persona u organismo regulador.
  2. Sin intermediarios. Es un sistema descentralizado, distribuido y directo. Lo cual evita sobrecostes innecesarios.
  3. Rápido. Aunque las transacciones son lentas. Lo que es cierto, es que es más rápido que la operativa bancaria entre países. Es un competidor del sistema SWIFT.
  4. Sin problemas de backoffice. Evita los errores y comisiones, así como la falta de eficiencia de tener que gestionar las transacciones por diversos sistemas bancarios internacionales. 
  5. Sin doble gasto. En principio, blockchain evita la falsificación o duplicación de la moneda, con lo que se evita un problema común de las divisas corrientes tanto en papel como electrónicas.
  6. Masa crítica. Existe una masa crítica fundamental, en capitalización y volumen de operaciones, que garantiza una cotización sostenible. El Bitcoin es extensamente aceptado por la comunidad financiera.


Las conclusiones del último informe de Coindesk sobre el Bitcoin (State of Bitcoin and Blockchain 2016):


Las tendencias en el ecosistema del Bitcoin
  1. La gente está utilizando Bitcoin más que nunca. El volumen de transacciones es cada vez más alto. Y se está utilizando para ecommerce y para el juego online. 
  2. Los altcoins han estado muriendo a montones. Las criptomonedas, que han salido por cientos y fueron un fenómeno altamente especulativo, se desmoronan en valor y volumen, con algunas excepciones como el Litecoin, Ethereum o Ripple. Incluso, evoluciones tecnológicas de la blockchain como el NXT, también han caído en desgracia. Es decir, las altchains como blockchain alternativas, van perdiendo peso.
  3. Grandes desafíos por delante para blockchains públicas. Tales como la capacidad y velocidad en el proceso de transacciones, mucho más lentas, que en el mundo de pagos electrónicos.Esto también ha hecho florecer a las sidechains, para mejorar las características técnicas que limitan a la blockchain.
  4. La alta volatilidad aumenta el comercio. La volatilidad ha hecho que haya nuevos operadores de bitcoins. Nuevos monederos se añaden cada día.
  5. Los mineros están más concentrados y son más conocidos. La capacidad de minado ya sólo es posible para unas pocas organizaciones, con sofisticados sistemas,que pueden resultar rentables. Con lo cual ya no es un secreto en qué manos, está gran parte de la capacidad de proceso de la blockchain, y quien atesora grandes cantidades de bitcoins. Lo que hace el sistema aún más confiable y transparente.


La blockchain es el Internet 2.0. La nueva revolución en el mundo de las redes. Tapscott fue un autor pionero de la revolución digital cuando publicó su libro Digital Economy. Promise and Peril In The Age of Networked Intelligence, nada menos que en 1997. También famoso fue su obra Wikinomics. How Mass Collaboration Changes Everything. Ahora ataca de nuevo, con su próximo y ambicioso libro Blockchain Revolution. How the Technology Behind Bitcoin Is Changing Money, Business, and the World, que sale a la venta el 10 de mayo de 2016. Ya lo tengo reservado. Aunque he leído sus libros y no es un santo de mi devoción, sin duda ayudará enormemente a acercar este fenómeno al gran público.


El 16 de marzo de 2013, el agotamiento del sistema de expansión cuantitativa, permitió a un sistema alternativo como el Bitcoin, afianzarse como una realidad tangible, con un grado de confianza inimaginable para el establishment. Desde ese momento, nada ha vuelto a ser igual. El hundimiento de las altcoins  y sus altchains -las criptomonedas, que intentaban disputar al Bitcoin su situación preponderante-, demuestra, que ya se ha alcanzado una masa crítica clave. Salvo honrosas excepciones como Litecoin, Ripple o Ethereum, todo gravita alrededor del Bitcoin-Blockchain. La potencia de calculo de la blockchain compite ya con fuerza con los mejores mercados financieros y redes bancarias. A tener en cuenta el núcleo duro de desarrolladores organizados en blockstream.com. Como una bola de nieve, que genera más y más confianza. Cada vez más, tenemos protocolos, que se interconectan a la blockchain, como son las llamadas sidechains, que amplían sus características y mejoran sus limitaciones, posibilitando un universo de aplicaciones (ver Sidechains And Lightning, The New New Bitcoin).  .
Bitcoin en papel
La prestigiosa revista Forbes Magazine declaró muerto al Bitcoin en Junio de 2011. Y otros muchos con posterioridad (ver 99bitcoins.com/bitcoinobituaries). Sin embargo, hoy aún goza de excelente salud. Empresas como PayPal, Microsoft, Zynga o Expedia, admiten bitcoins. Si eres de esos de Media Markt, compra bitcoins ya. Para finales de 2017, después de halve reward podría alcanzar los 4.400 USD. Bienvenidos al futuro.




UNA NOTA PERSONAL

Hace un tiempo asistí a la I Cumbre Iberoamericana del Juego en 2014, que se celebró en la Casa América. Al finalizar el coloquio entre los reguladores iberoamericanos, se me ocurrió lanzar una pregunta. No quise ser muy explícito, simplemente generar la sorpresa y la curiosidad, sabiendo, que lo que iba a preguntar seria desconocido para la mayoría y que si lo entendieran podría ser desafiante. Pregunté como contemplaban la tecnología del Bitcoin (la blockchain) en el tema de la regulación de juego. Se me contestó haciendo referencia a los medios de pago. Lo que quería plantear es que ya que probablemente la aplicación más extensa de Bitcoins es el juego de apuestas, como quedaría un organismo regulador, cuando con la blockchain todo puede ser autoregulado sin una autoridad central. Un año después, en un evento público del sector, me encontré con una persona brillante e inteligente de la Dirección de Juego, que había descifrado perfectamente la pregunta e investigado el tema y me comentó, que sabía que me refería a la blockchain. Efectivamente. Es muy importante, que el sector público, también empiece a ver como puede lidiar con esta tecnología. Si entonces predicaba en el desierto, ahora parece, que todos son creyentes desde siempre. Mejor así.

Publicar un comentario

 
Top