0
Si hay una idea aparentemente absurda donde las haya y que sólo se le puede haber ocurrido a un peatón impenitente, es la de los coches sin conductor (driverless cars autonomous cars self-driving cars robot-cars). Como bien es sabido, desde hace muchos años, Google tiene un programa de coches inteligentes que no requieren conductor. Recientemente, estos coches han dejado de ser experimentales y ya pueden circular en algunas ciudades. Para conductores como yo, que ya conducía desde los 14 años en competiciones oficiales, antes de poder tener el carnet de conducir, los coches sin conductor pueden parecer algo raro, pero quizás no sean tan mala idea.
¿Pararán para ponerles multas?

El líder del proyecto es el ingeniero alemán de Google, el visionario Sebastian Thrun, director del Stanford Artificial Intelligence Laboratory y coinventor de Google Street View y de las Google Glass. El equipo de Thrun en Stanford creó el vehículo robótico Stanley, que fue el ganador del DARPA Grand Challenge en 2005, otorgado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

El estado norteamericano de Nevada aprobó el 29 de junio de 2011 una ley que permite la operación de coches sin conductor, tras las presiones de Google para el establecimiento de este tipo de leyes. La ley de Nevada entró en vigor el 1 de marzo de 2012, y el Nevada Department of Motor Vehicles expidió la primera licencia para un coche autónomo en mayo de 2012. Esta licencia fue para un Toyota Prius (¿y porqué no un Lamborghini?) modificado con la tecnología experimental driverless de Google.

Me pregunto si estarán programados para saltarse semáforos en rojo en el último momento, hacer la vuelta del taxi, no ceder nunca el paso, aparcar en doble fila, zigzaguear por los carriles sin poner el intermitente, superar los límites de velocidad cuando no hay radares y otras habilidades imprescindibles para circular por muchas ciudades. Conducir es un hecho cultural, no existe una universalidad en la conducción a pesar que el código sea muy parecido. Personalmente he tenido ocasión de conducir en muchos países como Cuba, Colombia, República Dominicana, AustraliaCanadá, EEUU o Sudáfrica y sinceramente, veo difícil asimilar la conducción norteamericana con la de ciudades como El Cairo, Rawalpindi o Nápoles, donde las normas brillan por su ausencia. 


Sin duda, los coches sin conductor también podrían ir sin pasajeros (passengerless cars), idea del emprendedor Marc Zankman. Podríamos enviar un coche a casa de alguien como mero mensajero. "Te envío el móvil que te olvidaste". O también, podríamos enviar a nuestro perro a dar una vuelta cuando estemos hartos de él. 



Sin embargo, bromas a parte, el driverless car me parece una gran idea. De hecho, separa algo que junto crea no pocos problemas, que es el placer de conducir, que es algo que debe restringirse a los circuitos y a gente cualificada y que obviamente sólo puede ser con conductor, del mero conducir como medio de transporte. En este sentido, los beneficios son muy claros: por una parte los conmuters pueden aprovechar el tiempo como si fueran en un autobús, pero con todas las ventajas del vehículo individual y por otra, la seguridad, tanto para el peatón como para el conductor. Las máquinas son mejores que nosotros, no se distraen, no se duermen, no calculan mal las distancias, etc. Lo mejor de todo es que estos coches no son sólo inteligentes, sino que son sistemas que aprenden y han aprendido de los mejores conductores. Los datos ya son concluyentes, los coches sin conductor son más seguros, según puede verse en el estudio: Driverless Cars Are Further Away Than You Think. Este es el gran éxito del programa de Thrun, profesor precisamente de Robotics and Machine Learning, hacer coches sabios, que lo ven todo a su alrededor y que además aprovechan toda la eficiencia de la capacidad instantánea de cálculo. En las diversos test los resultados son realmente increíbles, como puede verse en los diversos vídeos de este post.  No hay muchos conductores capaces de conducir como ellos. En serio. Pero eso sí, me falta verlos correr por El Cairo tocando el claxon para no chocar contra los coches con conductor.



Documentos
Inside Google's Quest To Popularize Self-Driving Cars
Self-Driving Car Test: Steve Mahan
The Test Driven Google Car -- It's a Robot, An Auto Driver
http://robots.stanford.edu/
Artificial Intelligence for Robotics - Udacity

Publicar un comentario

 
Top